Distrito activo blog


Proyecto Iquique_Alejandro Aravena
8 abril, 2008, 11:43 am
Filed under: documentación

 

Proyecto Iquique_Alejandro Aravena

iquique-situacion-original-2002.jpg
web elemental chile

El gobierno de Chile, quería radicar a 100 familias que durante los últimos 30 años habían ocupado ilegalmente un terreno de 0.5 hectárea en el centro de Iquique. A pesar del costo del terreno lo que se quería evitar era la erradicación de las familias a la periferia.

vista-general-2004.jpg

vista-general-2006.jpg

Se trabajó dentro del marco de un Programa orientado a los más pobres de la sociedad, que consiste en un subsidio de US$ 7500 por familia con el que se debe financiar la compra del terreno, los trabajos de urbanización y la arquitectura. En el mejor de los casos solo se podrían construir unos 30 m2. Esto obliga a los beneficiarios a ser ellos mismos quienes “dinámicamente” transformen en el tiempo la mera solución habitacional en una vivienda.
Si para resolver este problema pensábamos en términos de 1 casa = 1 lote cabían sólo 30 familias en el terreno. Esto ocurre porque con la tipología de casas aisladas, el uso del suelo es extremadamente ineficiente; la tendencia es buscar terrenos que cuesten muy poco. Esos terrenos están normalmente en las periferias, marginados y alejados de las redes de oportunidades que una ciudad ofrece.
Si se reduce el tamaño del lote hasta igualarlo con el de la casa, lo que obtenemos es hacinamiento. Si para obtener densidad, construimos en altura, los edificios resultantes no permiten que las viviendas puedan crecer.

Lo primero que se hizo fue cambiar la manera de pensar el problema: en vez de diseñar la mejor unidad posible de US$ 7500 y multiplicarla 100 veces, se pensó cuál era el mejor edificio de US$ 750.000 capaz de albergar 100 familias y sus respectivos crecimientos.

La solución fue hacer un edificio que tuviera sólo el primer y el último piso.

Así se deja de pensar el problema de la vivienda como un gasto y se empieza a ver como inversión social. De lo que se trata es de garantizar que el subsidio de vivienda que reciben las familias se valorice con cada día que pasa.|

Se desarrolla una tipología que permitió lograr una densidad suficientemente alta para poder pagar por el terreno que estaba muy bien ubicado en la ciudad, inmerso en la red de oportunidades que la ciudad ofrecía (trabajo, salud, educación, transporte). La buena localización es clave para que la economía de cada familia se conserve y para la valorización de cada propiedad.

Se decidió introducir entre el espacio público y el privado el espacio colectivo: una propiedad común pero de acceso restringido, que permite dar lugar a las redes sociales, mecanismo clave para el éxito de entornos frágiles.

Dado que el 50% de los m2 de los conjuntos serán auto-construidos, se opta por proyectar una vivienda de clase media, de la cual se entrega sólo una parte. Las partes difíciles de la casa (baños, cocina, escaleras, y muros medianeros) están diseñados para el estado una vez ampliado, es decir, para una vivienda de más de 70m2.

Esa es la manera la arquitectura responde a una pregunta no-arquitectónica: cómo superar la pobreza.

arquitectura y poder_Alejandro Aravena

web del autor


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: